Unos aseos demasiado públicos para alertar sobre la violación de la privacidad en Internet

“The Investigator Power Bill” es una ley que otorga a la policía de Gran Bretaña el derecho a cobrar las comunicaciones y datos de los usuarios de Internet. Open Rights Group, es una asociación que lucha contra la adopción de esta ley en el parlamento, y que puso en marcha la campaña “Very public toilet” para concienciar a la sociedad sobre la protección de la privacidad. La asociación tuvo la idea de instalar unos baños públicos en el centro y añadir una pequeña sorpresa para los que entrasen. Después de cerrar la puerta, los cristales se convierten inmediatamente en vidrio transparente, siendo el resto de viandantes testigos de la divertida escena. Es entonces cuando oyen una voz que sale del armario y revela un mensaje que anuncia que van perdiendo progresivamente su privacidad en la red.

Una campaña de marketing inteligente que de forma brillante representa la pérdida de privacidad en Internet. Open Rights Group asegura a través de esta idea creativa cierta exposición a la esperanza para inclinar el voto a favor de la ley.

Categoría: 

Temáticas: 

0

Publicidad